Zebra - App

La alimentación del perro

Una buena nutrición es un pilar fundamental para cuidar la salud del perro. La nutrición no solo es un factor preventivo de enfermedades, sino que también juega un papel importante en los protocolos  terapéuticos de muchas enfermedades, así como en el cuidado de los animales geriátricos.

Hay que decidir qué tipo de alimento es el más adecuado para el perro y qué cantidad y de qué forma se le va a suministrar.

Basándose únicamente en la información nutricional y de ingredientes que aparecen en los etiquetados  de los envases de los alimentos, para el propietario del animal  es difícil saber si el alimento que le está proporcionando a su perro es el adecuado.  Por ello son importantes las  certificaciones de calidad de las empresas fabricantes. La confianza que inspira la marca y los consejos veterinarios.

La dieta se debe adaptar a  los ciclos vitales del perro. Hay cuatro periodos que condicionan la dieta:

  1. La gestación, la lactancia y el crecimiento.
  2. El mantenimiento.
  3. La vejez.
  4. El trabajo o situaciones de estrés.

Además, dependiendo de la raza y el tamaño, también los requerimientos nutricionales serán específicos.

Los perros con determinadas enfermedades deben seguir unas restricciones dietéticas específicas determinadas por el veterinario, tal es el caso de enfermedades renales, hepáticas, cardiacas, diabetes, neoplasias, colitis, estreñimientos, perdidas de peso, hipersensibilidad a alimentos.

ZEBRA APP te ayudar a llevar un registro alimentario de tu perro. Podrás anotar el protocolo alimentario que sigue tu perro y cualquier incidencia. Si es alérgico a cualquier alimento o tiene que seguir una dieta específica lo sabrá tu veterinario, el responsable del hotel,  y todos los profesionales que consideres oportuno, para el cuidado de su salud.

 

Las dietas caseras

Las dietas caseras proveen al animal de alimentos frescos  de alta calidad pero requieren de amplios conocimientos nutricionales por parte de la persona que la prepara para que esté equilibrada y no incluya alimentos tóxicos o no recomendables.

 

Independientemente de que nos decantemos por la alimentación casera o por los alimentos comerciales, a un perro sano  se le pueden dar sobras de la comida humana o compartir con él ciertos caprichos, siempre que sean en pequeñas cantidades sin suplantar la función de sus alimentos habituales.

 

Un alimento debe:

  • Ser rico para el perro (palatabilidad).
  • Ser nutritivo.
  • Responder a los requerimientos vitales del animal.
  • Ser inocuo.

 

Lo que se debe y no se debe hacer.

  • ¿Le puedo dar huesos de pollo?

Los huesos cocinados de pollo, u otros huesos pequeños, son muy quebradizos y se astillan. Los perros los tragan sin triturarlos completamente pudiendo clavarse en  cualquier parte del tejido blando: boca, esófago o provocar perforaciones de estómago.

  • ¿Le puedo dar chocolate o azúcar?

El chocolate puro (cacao) es muy tóxico para los perros. Contiene  teobromina, en función de la dosis puede provocar vómitos, diarreas, arritmias cardiacas, convulsiones e incluso la muerte.

El azúcar no es tóxico para los perros, pero si toman debe ser esporádicamente y con moderación porque puede provocar obesidad y como consecuencia de ésta diabetes, así como problemas dentales.

  • ¿Es malo darle sobras de nuestra comida?

Darle puntualmente sobras en pequeña medida no es malo siempre que se trate de un perro activo, sin problemas de obesidad y sano. El problema es que muchas veces los perros pueden tener  problemas renales o diabéticos ocultos y agravarse. La comida sobrante nunca debe sustituir la dieta equilibrada del perro.

  • ¿Es buena la leche?

Algunos perros adultos tienen intolerancia a la lactosa. La leche puede provocarles diarreas o vómitos, sin embrago el yogur o algunos quesos pueden ser beneficiosos.

  • ¿Qué otros alimentos no se deben dar a los perros?
  • uvas y pasas.
  • Las cebollas, cebolletas, puerros y ajos contienen tiosulfato que en elevadas cantidades podrían provocar anemia. La ingesta de estos alimentos al ofrecerles nuestra comida no supone un riesgo siempre que sea esporádicamente y en pequeñas cantidades.
  • Bebidas alcohólicas. Los perros no procesan bien el alcohol y puede ser muy peligroso.
  • Cuidado con los huesos de las frutas
  • Café y cualquier bebida con cafeína.
  • Edulcorantes con xilitol o productos edulcorados con xylitol como algunos chicles.
  • No abusar de los alimentos ricos en sal como los embutidos. El bicarbonato a dosis altas es tóxico.

 

Algunas recomendaciones.

  • Consulta a tu veterinario para elegir el alimento adecuado para tu perro.
  • La dieta no debe cambiarse bruscamente, a lo largo de una semana hay que ir alternando ambos alimentos.
  • Ofrécele el alimento con orden, en la cantidad recomendada en un lugar tranquilo y a su exclusiva disposición.
  • Debe tener siempre agua limpia y fresca disponible.
  • La observación de las heces es recomendable porque nos dan una pista sobre el aprovechamiento de los alimentos. Las heces deben ser pequeñas, consistentes y oscuras. Si el perro defeca grandes cantidades, pálidas sugieren  algún problema en el aprovechamiento del alimento.
  • Los vómitos, diarreas, apatía, falta de apetito, obesidad, delgadez, mal aspecto… son síntomas clínicos. Consulta a tu veterinario.

 

Artículo de Zebra Animal App. Todos los derechos reservados

 

 

 

 

 

| Tags : salud perros