Zebra - App

Cómo poder soportar la perdida de tu perro

 Los que tenemos animales sabemos lo que duele su pérdida. Hoy nos toca a nosotros. Con el corazón roto por la muerte de nuestro perro  Loti ésta mañana, siempre busco consuelo en ésta  famosa historia:

 Un veterinario es llamado para examinar a un perro que se está muriendo de cáncer. La familia compuesta por los padres, su hijo de 6 años y su perro tóman la decisión de estar juntos en los últimos minutos del animal.

 El niño, tranquilo, acaricia a su amigo por última vez… Cuando todo pasa,  los adultos hablan  sobre el triste hecho de que la vida de los animales sea más corta que la vida de los seres humanos. El pequeño de seis años, que escucha atentamente, dice: “Yo sé por qué viven menos”. Los adultos le miran sorprendidos y escuchan una explicación tan reconfortante y maravillosa que espero que os ayude, como me ayuda a mi, cuando tengáis que pasar por esto. Esto es lo que el niño dijo:

 “La gente viene al mundo para  aprender cómo vivir una buena vida, cómo amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas, ¿verdad? Bien, como los perros ya nacen sabiendo hacer todo eso, no tienen que quedarse tanto tiempo como nosotros.”

 Hoy, después de 17 años juntos, te has marchado, Loti. No necesitabas más tiempo. Ha sido más que suficiente para inundarnos de felicidad, para enseñarnos a bebernos la vida a litros y a sacar chispas a cada día.

 Hoy hemos reído y llorado a partes iguales recordándote, y más que nunca puedo sentir que quien tiene un perro tiene un tesoro.

 Cuando pienso en desearle a alguien algo bueno, no lo deseo que tenga un buen día, ni siquiera que tenga un buen año, lo que le deseo es que tenga un perro. Cualquier perro.

 Por eso con el cambio de año, en vez de desear un 2018 muy feliz, desearé a todo el mundo un 2018 muy perruno.

 

Eskerrik asko Loti

Goian Bego