Zebra - App

Inteligencia animal. Unas mentes maravillosas

Siempre que Bitxa, una perra cruce de pastor alemán y pastor belga, me mira con esos ojos llenos de inteligencia, pienso hasta dónde podría llegar si pusiésemos los medios, y dedicásemos el tiempo suficiente a desarrollar toda su capacidad mental.

Las personas pasamos como mínimo veinte años de nuestra vida formándonos intelectualmente. Desde los dos añitos, dedicamos al menos 30 horas semanales  a nuestro desarrollo en un centro educativo, adquiriendo conocimientos y entrenando la memoria y el pensamiento lógico. Imaginemos que existiese un “sistema educativo”  obligatorio para nuestros animales domésticos, en el que se invirtiese tanto tiempo en su desarrollo  como en el nuestro. Estoy segura de que nos sorprenderían con unas habilidades que pensábamos que solo teníamos las personas.

En Estados Unidos vive una Border Collie llamada Chase considerada el  animal no humano con mayor capacidad mental del mundo. Chase conoce los nombres de más de mil objetos y su entrenadora afirma que puede categorizarlos en función del tamaño. Antes que ella otros dos Border Collie, Rico y después Betsy, destacaron por sus capacidades mentales. Los tres han demostrado ser animales muy inteligentes, pero siempre después de un entrenamiento exhaustivo.

Todos los animales, a lo largo de sus vidas, se enfrentan a diferentes dificultades y problemas para los que deben encontrar una solución. Encontrar comida, pareja, desplazarse o refugiarse requieren de una capacidad mental suficiente que les permita ser viables. Al igual que las personas  pueden evolucionar y desarrollar nuevas capacidades mentales, los perros son un buen ejemplo de esto.

La evidencia fósil más antigua de un perro domesticado fue encontrada en 2008 en la cueva Goyet de Bélgica, correspondiente a unos 31.700 años.  Hasta entonces las pruebas más antiguas se habían encontrado en Rusia y databan de hace  14.000 años. Esta asociación con los humanos hizo que los perros evolucionasen desarrollando la capacidad de comprensión de las formas de comunicación humana.

Los perros y muchos otros animales, al igual que las personas, tienen capacidad de pensamiento abstracto. Los hombres no somos los únicos con capacidad inventiva. Experimentos realizados con chimpancés y cuervos demuestran su capacidad de emplear instrumentos, adoptarlos  y resolver problemas, tienen la capacidad de crear una representación mental de lo que quieren fabricar.

No somos los únicos animales  con capacidad para inventar, planificar o contemplarnos a nosotros mismos, ni somos los únicos con habilidad para conspirar o mentir. Muchos primates y aves comparten con nosotros la capacidad conspiradora. Los actos engañosos requieren un pensamiento complejo, ya que para llevarlos a cabo es preciso  atribuir intenciones al otro individuo, predecir su comportamiento y actuar en consecuencia.

Muchos opinan que los animales carecen de memoria episódica,  que estarían atrapados en el tiempo y que no serían capaces de distinguir entre pasado, presente y futuro. Sin embargo se ha demostrado que, algunas aves,  tienen la capacidad de rememorar sucesos específicos del pasado.

La principal conclusión del estudio de la capacidad cognitiva de los  animales es una cura de humildad para las personas.

 

Artículo redactado por el equipo veterinario de Zebra Animal App.

Date de alta gratuitamente en www.zebra-app.com. Zebra te ayuda a cuidar de tus animales.

| Tags : divulgación