Zebra - App

Desparasitación y vómitos

Cuando hablamos de seguridad en los tratamientos antiparasitarios hay que distinguir entre tolerancia (intolerancia),  toxicidad y reacciones alérgicas.

 

La tolerancia es la forma en que el animal reacciona al tratamiento antiparasitario cuando se le suministra el compuesto comercial a la dosis recomendada. A las dosis recomendadas, la mayoría de los animales lo tolerará bien, pero  hay que tener en cuenta  que cualquier fármaco puede producir efectos secundarios en un porcentaje estimado. Las reacciones adversas (vómitos, diarreas, picores…) no son iguales en todos los intolerantes sino que  varían en cada individuo.

Generalmente las reacciones adversas suelen desaparecer solas después de unos días. Son los animales muy jóvenes, débiles, enfermos o viejos  los más propensos a sufrir estas reacciones secundarias. También influye la raza. Algunas razas de perros presentan más intolerancias que otras. En el caso de hembras preñadas hay que asegurarse que el tratamiento es seguro, tanto para la madre como para los fetos.

 

La intoxicación se produce como  consecuencia  de la exposición a una dosis muy elevada de fármaco.  Puede provocar reacciones físicas y de conducta dependiendo del órgano o de los órganos afectados y de la cantidad  de sobredosis.

La gravedad de las reacciones adversas después de una intoxicación dependerá de la cantidad de sobredosis. Una ligera sobredosis puede causar una intoxicación ligera que no requiere tratamiento. Una sobredosis alta puede causar síntomas mucho más graves  que pueden llegar a ser fatales si no se tratan. En las intoxicaciones también influyen  la edad, el estado de salud previo, la raza… por lo que es difícil predecir las consecuencias.

Los síntomas de una intoxicación aguda incluyen vómitos, diarreas, dolor abdominal agudo, cólico… En las intoxicaciones crónicas, cuando los animales son sometidos al empleo de altas dosis de antiparasitarios durante periodos de tiempo largos, los síntomas son más inespecíficos y difíciles de diagnosticar. 

 

Las alergias no se producen por intolerancia ni por intoxicación,  sino que son consecuencia de una reacción inmunitaria del individuo frente al fármaco. Los antiparasitarios pueden provocar reacciones alérgicas pero no son muy habituales.

 

Lo  que sí es habitual es que se produzca una reacción alérgica no a la droga si no como consecuencia de la muerte súbita de un número alto de parásitos dentro del organismo. Los parásitos muertos liberan  altas cantidades de alérgenos que pueden provocar reacciones alérgicas en el huésped. La reacción alérgica puede llegar incluso a choque anafiláctico requiriendo una intervención médica de urgencia por peligrar la vida del animal.

En ocasiones la muerte masiva de parásitos adultos puede provocar obstrucciones de grandes vasos sanguíneos u  obstrucciones intestinales con consecuencias fatales.

 

 

Como regla general solo unos pocos animales no tolerarán el fármaco usado a las dosis recomendadas, pero la mayoría  presentaran síntomas de intoxicación más o menos severa cuando sufren una sobredosis.

 

 

Todos los productos farmacológicos, durante su desarrollo, superan controles de seguridad medicamentosa que aseguran su tolerancia por parte de los animales a los que va destinado. Los fármacos poseen lo que se llama un margen de seguridad o índice terapéutico. Es un índice que determina en qué cantidad puedes superar la dosis  terapéutica y seguir siendo un fármaco seguro.  Sin embargo no es posible testear todas las razas con un número suficiente de  individuos, por lo que una vez que el producto está en el mercado y es usado masivamente se pueden detectar efectos adversos no previstos en la fase de ensayo. El sistema de farmacovigilancia monitoriza los posibles efectos adversos y los comunica a los veterinarios.

 

Muchas veces los problemas de intolerancia o toxicidad se deben a fallos humanos como:

-Diluciones incorrectas

-Errores en el cálculo del peso

- Dosificación incorrecta

-Uso incorrecto de lactonas macrocíclicas en perros

- Uso de fármacos en mal estado

- Uso de fármacos mal etiquetados

 

¿Qué antiparasitarios son más seguros tópicos, pipetas, comprimidos, pastas?

Todos los productos antiparasitarios actúan dentro del organismo, bien absorbidos por la piel, bien a través del tracto digestivo. La seguridad por tanto no depende de la vía de administración.

 

Se debe tener en cuenta que alunas razas de perros  no toleran bien las lactonas macrocíclicas como doramectina,  ivermectina, milbemicina oxima, moxidectina, selamectina, ni la emodepsida  y pueden presentar problemas de tolerancia más o menos graves. Por ello la dosificación debe hacerse lo más exactamente posible. Se trata sobre todo de los Collies y razas próximas, que tienen una mutación (en el gen MDR-1) que afecta a la barrera sangre-cerebro que hace que ciertos medicamentos de ordinario no entren en el cerebro de los mamíferos. Además de los Collies también otras razas han mostrado problemas similares: Bobtail, Border Collie, Collie Barbudo, McNab, Galgo Silken, Galgo Whippet, Pastor Australiano, Pastor Blanco Suizo, Pastor Inglés, Pastor Shetland, Wäller, aunque la mutación no se ha confirmado  en todas estas razas.

Edición: equipo veterinario de Zebra app 16/2/2017

Permitida su difusión siempre que se haga referencia la fuente y se incluya el enlace: https://www.zebra-app.com/blog/post/16/Desparasitacion-y-vomitos    

Zebra te ayuda a cuidar de tus animales, date de alta en https://www.zebra-app.com

 

| Tags : desparasitar vomitos